Microrrelato: Nada cambiará

Inmediatamente pedí que cerraran la tapa del ataúd. Debía contener el arroyo de alegría que fluía inquieto por mis entrañas y contemplar su cadáver no me ayudaba a mantener las apariencias. Cerré los ojos y pronto me golpearon las imágenes que durante años perturbaron mis sueños. Él, abriendo la puerta…

Continuar leyendo